martes, 22 de diciembre de 2009

año nuevo



los tiempos, las vidas y los sueños se repiten para no ser los mismos
ros 2009

imágenes desde el alaris.Ana Jimenez

lunes, 21 de diciembre de 2009


Una vez más

Ensordece este ruido de campanas que ahoga el mar de los abrazos perdidos, de los océanos que se elevan atrapando la vida, del calor que asfixia a los pájaros y a los niños. Un centelleo de lujo ahoga el grito del planeta mientras se sientan a la mesa los insaciables comensales del mundo.

ros. navidades 2009

martes, 15 de diciembre de 2009


En la mecedora

En la mecedora
ssss, ras ssss, ras, ras.
Pensamientos ssss escapan
ssss…ssss…
por las rejillas ssss, ras.
ssss, ras, ssss, ras, ras.
Suave balanceo
soñadora y sonora
Mi alma se enamora.

Trinidad Pastor
30 Poemas de Rutinas y Olvidos

lunes, 7 de diciembre de 2009



Performance de Rolando Peña. Body Art, Performance Art.

Es posible contener el mundo, es posible dibujar el mapa de lugares recorridos, perdidos, anhelados, es posible imaginar territorios y ensanchar los límites del cuerpo
ros

viernes, 4 de diciembre de 2009

La ventana

Ni subido a una escalera conseguiría besarte, pero lo intento cada noche. Mientras tú, impasible, vestida de blanco, vas menguando y creciendo hasta que la luz del alba te hace cambiar de traje. No conseguía besarte, por eso decidí recortarte, y ahora estas atrapada para siempre en el cristal de mi ventana.

ros 2009

miércoles, 2 de diciembre de 2009

video

Son presencias frágiles que se mezclan produciendo un nuevo tiempo de colores

El vaho de la ducha recortó sobre el espejo una sombra huidiza, sin respirar esperé que tomara forma. Y ahí mirándome me vi.
/

martes, 1 de diciembre de 2009

RUTINA
Mientras recojo mi destino del frío suelo de la cocina, oigo voces que avanzan por la escalera y se enredan en el tendedero. La radio organiza un alboroto de ventanas abiertas y un tintineo de cucharillas, platos y vasos se suma al concierto cotidiano. Ellos, como siempre, me ignoran. Cuando se van busco desesperadamente el azúcar de mis deseos escondidos, pero no está: lo han echado en el colacao. Un oleaje de lágrimas atraviesa mi cuerpo amenazando con oxidar mis sueños.

Seguidores

Datos personales

Archivo del blog